El Festival Internacional de Cine de Toronto: un balance

En su más reciente edición, el Festival Internacional de Cine de Toronto reflejó una industria cada vez más consciente de la diversidad racial y la equidad de género. Fue también plataforma para actores que debutaron como directores; el contenido hecho para streaming tuvo un gran recibimiento y algunos filmes mostraron temáticas recurrentes. Presentamos un balance del TIFF 2018, en el que nexos estuvo presente.

Fotografías: Cortesía TIFF

Share her Journey

El año pasado, solo el 11% de las 250 películas presentadas fueron dirigidas por mujeres. De éstas, solo 18% de los escritores, productores, editores y directores de fotografía fueron mujeres. Por ello, el TIFF hizo un compromiso de cinco años para aumentar la participación, las habilidades y las oportunidades para las mujeres, detrás y delante de la cámara. La iniciativa se llama Share her Journey.

Documentales como This Changes Everything examinaron las dinámicas de género en Hollywood (en las voces de Meryl Streep, Geena Davis o Jessica Chastain) y Women Make Film: A New Road Movie Through Cinema, narrado por Tilda Swinton, exploró el cine a través de la lente de distintas directoras.

Activistas de la iniciativa Share her Journey.

Los premios del festival también reconocieron la labor de las cineastas: Roads in February (Les routes en février) de Katherine Jerkovic, obtuvo el Best Canadian First Feature Film; Float Like a Butterfly, de Carmel Winters, ganó el premio Descubrimiento de la Federation of Film Critics (FIPRESCI); y Ash Mayfair se llevó el NETPAC AWARD (que promueve el cine del Pacífico asiático) por The Third Wife. El Audentia Award para mejor directora fue para Aäläm-Wärqe Davidian por Fig Tree.

Reconocidos actores debutan como directores

El TIFF fue marco para que varios actores debutaran como directores; entre ellos, Bradley Cooper, que dirige y protagoniza junto a Lady Gaga la cinta A Star is Born. “La idea de la película surgió hace como seis años cuando estaba en un concierto de Metallica y me cuestioné cómo sería una película desde el punto de vista de quien está el escenario. Estos actores tienen un carácter increíble que yo quería poder llevar a la pantalla; su humanidad fue inspiradora para mí”.

Bradley Cooper, actor y director de A Star is Born.

Jonah Hill, conocido por filmes como 21 Jump Street, El lobo de Wall Street o Moneyball, también debutó como realizador con Mid90s, cinta sobre un joven de 13 años que se relaciona con un grupo de patinadores.

Uno de los actores más interesantes de su generación, Paul Deno (Little Miss Sunshine, There Will Be Blood), presentó Wildlife (estrenada previamente en Sundance), cinta protagonizada por Carey Mulligan y Jake Gyllenhaal.

Finalmente, Teen Spirit marcó el debut de Max Minghella, hijo del fallecido realizador Anthony Minghella, y conocido como Nick en The Handmaid’s Tale. “He vivido en Toronto los últimos tres años, así que es muy significativo poder presentar aquí mi película”, compartió el joven director tras una proyección con público en la que fue ovacionado. “Esta película la hice para mis mejores amigos, particularmente la hice con Jamie Bell; hemos pasado por mucho juntos y he obtenido mucho apoyo de su amistad. En la filmación tuvimos días buenos y malos, pero nos mantuvimos unidos, y para mí ese es uno de los temas centrales de la película.”

Problemáticas sociales y políticas reflejaron la actualidad

Este 2018, el TIFF incluyó temáticas que reflejaron problemáticas sociales, como Monsters and Men y The Hate U Give, que mostraron historias sobre violencia policial hacia los negros.

Además, se exhibieron 27 documentales de 19 países y varios incluyeron un alto contenido político, como Fahrenheit 11/9, de Michael Moore, una mirada incisiva e irónica de la llegada de Donald Trump a la presidencia y las diferentes crisis que ha enfrentado Estados Unidos en los últimos meses.

El documentalista Michael Moore durante la presentación de Fahrenheit 11/9.

De manera similar, American Dharma, de Errol Morris, se enfocó en el exestratega jefe de la Casa Blanca de Trump, Steven K. Bannon, en un retrato de las polémicas decisiones de quien fuera calificado como nacionalista blanco y que empujó el controversial travel ban.

Finalmente, Putin’s Witnesses mostró, a través de testimonios de Gorbachev, Yeltsin y el propio Putin, su llegada al poder y cómo ha logrado mantenerse ahí por casi dos décadas.

Fanfarrias para el streaming

Después de que otros festivales como Venecia y particularmente Cannes se negaran a exhibir contenido producido para streaming (por no cumplir la regla de tener un estreno comercial pactado en cines de Francia), el TIFF recibió el contenido digital con los brazos abiertos.

Roma, cinta de Alfonso Cuarón empujada por Netflix, fue una de las favoritas del festival e incluso quedó como finalista al premio del público.

Fotograma de Roma, la más reciente película de Alfonso Cuarón.

Esta plataforma presentó además Outlaw (protagonizada por Chris Pine y centrada en el conflicto entre Escocia e Inglaterra en 1297), que obtuvo malas críticas, además de trabajos como Hold the Dark, The Land of Steady Habits, 22 July, Girl y The Kindergarten Teacher.

A la par, Amazon tuvo la premier de su serie original Homecoming, a la que acudieron Julia Roberts —la protagonista— y los creadores Micah Bloomberg, Eli Horowitz y Sam Esmail, responsable de Mr. Robot.

Por su parte, YouTube Originals presentó Museo, cinta de Alonso Ruizpalacios (Güeros) protagonizada por Gael García Bernal y Leonardo Ortizgris. La película estrenará en México en octubre.

 

Mariana Mijares
Crítica de cine.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.