Falco: un policía de otro tiempo.
Entrevista con Ernesto Contreras

El mexicano Ernesto Contreras es director y showrunner de Falco, la nueva serie de Amazon Prime Video que se estrena este 18 de julio. La historia arranca 1994 y es protagonizada por Alex Falco, un policía que despierta en 2018 tras recibir un balazo que lo deja en coma, y que debe habitar una Ciudad de México que ya no es la misma. En entrevista, Contreras conversa sobre la serie y su quehacer.

Ernesto Contreras (Veracruz, 1969) ha tenido un crecimiento exponencial. Después de ganarse el aplauso de la crítica por películas como Párpados azules y Las oscuras primaveras, el año pasado presentó en el Festival de Sundance Sueño en otro idioma, la película que en la más reciente entrega de los Arieles acumuló seis preseas; entre ellas Mejor actor, Mejor guion, Mejor fotografía y Mejor película.

Pero al realizador originario de Veracruz no le gusta quedarse en su zona de confort. Por ello —tras tener un primer acercamiento a la televisión como director de series como Héroes cotidianos y El Chapo— ahora tiene la responsabilidad de ser el showrunner de la serie Falco (Amazon Exclusive), adaptación del exitoso programa alemán Der letzte Bulle (El último policía), y que se ha adaptado ya en países como Francia, Estados Unidos y Rusia.

Falco —interpretado por Michel Brown— es un policía que, tras sufrir un disparo, queda en coma durante 23 años para despertar en otro siglo, en una realidad completamente diferente en la que deberá aprender a reconocer al mundo y a sí mismo. Contreras —presidente de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas— charló en exclusiva sobre la serie que estrena el 18 de julio por Amazon Prime Video.

Mariana Mijares: ¿Cómo llegó el ofrecimiento para hacer Falco?

Ernesto Contreras: Estuve trabajando en Colombia, con Dynamo, haciendo El Chapo, y cuando estábamos terminando la tercera temporada me comentaron que iban a producir este proyecto en México, y que me invitaban como showrunner y como director. De inmediato me entusiasmó la idea y cuando conocí el proyecto, me pareció que tenía que hacerlo —era algo que no había hecho antes—: una serie de género policiaco, detectivesco, y me gustó mucho la premisa.

MM: ¿Qué te atrapó de la premisa de Falco?

EC: El conflicto. Pienso que es una premisa poderosa: un joven, un policía promesa, casado y con una hija pequeña, que en una misión recibe un disparo y cuando despierta han pasado más de veinte años y está en el México hoy. Me atraía mucho, además, la parte del conflicto personal: un hombre intentando reconstruir su vida y por otro lado adaptándose a este planeta, a un mundo en el que ahora hay celulares, internet, Skype, muchas cosas.

MM: En ese sentido incluyes en el piloto un montaje fuerte sobre todo lo que ha sucedido en estos últimos 20 años.

EC: Fue también un ejercicio de memoria, porque finalmente Falco y yo somos contemporáneos, así que cuestioné: ¿cómo ha cambiado México desde el 94? Eso fue lo que me atrajo.

MM: ¿Tuviste la oportunidad de ver la serie original?

EC: Sí, la alemana y la francesa. Revisé algunos capítulos, aunque honestamente traté de ver lo menos posible porque no quería que fuera una influencia para lo que estábamos preparando; lo hice para entender cómo lo habían manejado allá. Siempre tuvimos la idea de que esta versión fuera muy nuestra. Queríamos apropiarnos de la historia, del personaje y hacerla muy mexicana, pensada para Latinoamérica.

MM: ¿Cuáles fueron tus referentes para construir esta serie?

EC: Revisamos mucho cine de la época, varias series también. Queríamos que Falco tuviera ese sabor. Hay algo de nostalgia ahí, que tiene que ver con que este hombre sigue siendo el joven de hace veintitantos años —pero en el cuerpo de uno de cuarenta y tantos—, y que sigue aferrado a sus jeans, a sus tenis, su chamarra, su coche, su música. Entonces ese fue el ancla a los noventa para que hubiera un contraste.

MM: Además, Falco debe aprender a relacionarse nuevamente y a reconocer a sus seres queridos.

EC: Sí. Por un lado me llamaba mucho la atención que tiene que relacionarse con su hija que ahora es una chica de veintitantos años y también con su dupla en la policía, Tenoch Caballero (interpretado por Hoze Meléndez), un joven que resulta más maduro que Falco. Ese tipo de contrastes y detalles enriquecen la serie.

MM: Habías trabajado previamente con Natalia Beristáin, una de las mejores directoras de casting y ahora una exitosa directora. ¿Cómo colaboraste con ella para llegar a una selección que incluye a Michel Brown, Hoze Meléndez, Karina Gidi y Marina de Tavira?

EC: Natalia sabe muchísimo, es inteligentísima, con mucha experiencia. Pero además ella solamente propone tres opciones —y no me había pasado con otros directores de casting—. Mi experiencia anterior era ver a muchos.

MM: ¿Podrías hablar sobre las locaciones y las secuencias más difíciles de Falco?

EC: Una intención era que la Ciudad de México estuviera muy presente, que se convirtiera prácticamente en un personaje más de la serie, y que cada espacio en que filmáramos tuviera un porqué. Hubo todo un trabajo de investigación, muchas fotografías, muchos scoutings para decidir, logísticamente, qué nos convenía. Yo tenía muchas ganas de ver así la ciudad, casi casi de lucirla; no en el sentido turístico sino de lo fascinante que resulta, con esos contrastes, esos puentes, esos edificios, el tráfico. Falco me dio todo eso. Era una oportunidad para que de alguna manera, cuando Falco sale del hospital, fuera como Blade Runner: ver una ciudad futurista que él jamás se hubiera imaginado, pero que es nuestra realidad.

MM: Se te consideraba ya un verdadero autor en el cine. ¿Qué te ha dado ser showrunner en la televisión?

EC: Ha sido un viaje distinto, una oportunidad de crecimiento y experimentación. Tengo que decir que ser showrunner resulta para mí como ser el director de mis películas. Finalmente es como tener toda la serie en la cabeza, todos los capítulos y esa posibilidad de comentar con los productores las decisiones creativas, decir: “hablemos de este músico, pensemos en este fotógrafo, qué tal quedaría con estos actores”, y darle forma. Un showrunner está a cargo de una película de quince horas.

MM: ¿Por qué te gustaría que la gente le diera una oportunidad a Falco?

EC: Una no, ¡toda la temporada! (ríe). Porque creo que es una propuesta distinta; una que puede resultar refrescante, y al decir refrescante hablo de un protagonista noble, entrañable; también rudo, fuerte, un hombre hecho y derecho, pero al final un ser humano enfrentado a un conflicto muy fuerte, que es lo que va a generar una conexión con el espectador. En la oferta de contenidos que tenemos en este momento, de pronto hace falta un poco de plus. Falco es un policía, y sí anda ahí tras los malos, pero no en el sentido explícito o de apología de la violencia, sino más bien tiene una verdadera vocación: es un tipo recto.

MM: Estás viviendo un muy buen momento de tu carrera a partir de la respuesta que tuvo Sueño en otro idioma, y que culminó con los Arieles. ¿Qué te ha dado esta película? ¿Qué ha significado para ti la retroalimentación continua y positiva del público?

EC: Estoy muy conmovido. Ha sido tremendo. Se dio la triangulación entre director, película y espectador —que es la aspiración máxima del director—. Comenzó una ola de recomendaciones de boca a boca que generó que estuviéramos en la novena semana en cartelera, y que después de los Arieles la película regresara a más salas. No me había pasado con mis anteriores películas, aunque también habían sido muy premiadas y reconocidas. En Sundance, por ejemplo, obtuvimos el premio del público (Audience Award World Cinema-Dramatic) y la gente me detenía para decirme que le había gustado mucho; estoy desbordado de agradecimiento.

MM: ¿Cuáles son tus próximos proyectos? ¿Considerarías hacer una segunda temporada de Falco?

EC: Sí lo consideraría, por supuesto. Estamos concluyendo justamente los últimos procesos de postproducción de los últimos capítulos de la serie; además estamos trabajando en otra película para el próximo año. También viene una tercera temporada de El Chapo. Eso y mi compromiso con la Academia, que es un trabajal también. Ahí tendremos un taller de escritura de guiones infantiles, un taller de introducción al cine sonoro y vamos a hacer un ciclo de las películas restauradas por la Filmoteca y la Academia.

 

Mariana Mijares
Crítica de cine.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.