Diablo Guardián: del papel a la pantalla bien hecha

Gracias a una protagonista fuerte, a un elenco que la complementa bien y a un altísimo nivel de producción, Diablo Guardián —la primera producción de Amazon para México—, se configura como un serie que atrapa desde el primer momento.

Dirección: Batan Silva, Hiromi Kamata, Marc Vigil
Adaptadoras: Catalina Aguilar Mastretta y María López Castaño
País: México
Elenco: Paulina Gaitán, Adrián Ladrón, Andrés Almeida, Pedro Alonso, Leonardo Ortizgris, Rodrigo Murray
Productora: TAO
Distribuidora: Amazon Studios
Año: 2018
La primera temporada de Diablo Guardián están disponible en Amazon Prime Video.

Si hay algo que los lectores de Diablo Guardián (Premio Alfaguara de Novela 2003) de Xavier Velasco recuerdan, es el carácter de Violetta, esa joven que nació llamándose Rosa del Alba en una familia de clase de media, y que después de robarles a sus padres más de 100 mil dólares, se fuga para construir una nueva vida en Nueva York.

Imágenes: Cortesía Amazon.

Esa misma esencia está contenida en la nueva serie original de Amazon Prime Video, en la que Paulina Gaitán da vida a una Violetta segura, fuerte, irreverente y sexy, que, mediante una grabación, le cuenta su vida y cómo fue sometida por Nefastófeles (Andrés Almeida) a Diablo Guardián, mejor conocido como Pig, (Adrián Ladrón), un aspirante a novelista.

La serie adaptada por Catalina Aguilar Mastretta y María López Castaño nos presenta a la protagonista como una joven que vive limitada por sus padres, y no solo en lo económico, hasta en lo básico, pues la bañan con agua fría para ahorrar gas. Ella, frustrada con su limitada situación, y siendo alguien que anhela vivir más allá de sus posibilidades, descubre que su cuerpo es un arma que puede utilizar para conseguir lo que quiere, y lo hace. A partir de entonces, nada volverá a ser lo mismo.

La madre de Violetta, interpretada por Mónica Dionne, resulta también fiel a la esencia del personaje de la novela: una mujer chocante que en su pretensión de ser rica y gringa, le tiñe el cabello de rubio a sus hijos.

Cuando Violetta logra dejar su casa, con 200 mil dólares en mano, comienza la verdadera aventura: se vuelve ese tipo de mujer que muchas nunca se atreverían a ser y que aprende a obtener dinero con su cuerpo, pues, citándola: “ser puta es como bailar: cuestión de agarrarle el ritmo”. Esta característica se mantiene fiel en la serie, e incluso se explota en pantalla, pues vemos a Violetta con una gran variedad de hombres que pretenden someterla. Pero nadie somete a Violetta.

A medida que avanzan los capítulos, la serie se va alejando del libro, pues para poder crear dos temporadas se decidieron cambiar o añadir subtramas y se agregan personajes que no existían originalmente, como el narcotraficante llamado Gallego (Pedro Alonso), su proveedor Kobi (Jean Bernard Tenaille), o el mirrey interpretado por Pablo Cruz, un junior mexicano que reta a Violetta a vender su cuerpo por primera vez: la escena resulta memorable y muy sexy (mientras él está sobre ella, Violetta se dedica a contemplar los billetes que ha conseguido en este intercambio).

En la serie, Violetta se involucra mucho más en el mundo de las drogas, elemento que, aunque es congruente con la trama, la acerca peligrosamente al terreno de las narcoseries.

Como personajes recurrentes, Diablo Guardián cuenta con Mitchell Slaggert, quien da vida a Eric —el primer amor de Violetta y quien la ayuda a ingresar a Estados Unidos— que aquí resulta más relevante que en la novela, y Henry (Leonardo Ortizgris), quien se vuelve una especie de cómplice y que la ayuda a librarse de Nefastófeles.

Paulina Gaitán, quien para obtener el protagónico fue aprobada por el propio Velasco, definitivamente brilla como la protagonista y convence desde el primer momento. Sin embargo, contrario a lo que podría pensarse, la actriz prefirió no releer la novela hasta que terminó de grabar.

“Estaba leyendo el libro mientras grababa los capítulos y me estaba confundiendo mucho, así que decidí enfocarme solo en los guiones”, compartió Gaitán en entrevista para nexos. “Yo tengo una historia con este libro, uno de mis mejores amigos estudiaba cine y me regaló el libro hace seis años con una dedicatoria especial: ‘Para Paulina, una gran actriz, del papel a la pantalla’. Él me decía que quería llevar ese libro a la pantalla y que yo era su Violetta. Así que cuando me eligieron para el papel le mostré el libro a Xavier Velasco y le dije: ‘Estaba escrito, era mi destino estar aquí’.”

Violetta le va contando toda su vida al Diablo Guardián, lo que en la serie se hace con voice over y que funciona muy bien para conocerla. Su biógrafo, Pig, está muy bien interpretado por Adrián Ladrón, el actor que obtuvo el año pasado el Ariel como Mejor Actor por su destacado trabajo en La cuarta compañía.

“Me encanta que Pig sea un loco, un tipo muy intenso, muy romántico. Me atrae mucho su nivel de cinismo, y me dio esa oportunidad de explorar un rasgo que es muy distinto a mí”, platicó Ladrón en exclusiva. “Es un proyecto diferente y hace falta apostar por este tipo de contenidos. No solo pueden ser exitosos los refritos o las narcoseries. Aquí tenemos como base una novela que se ha vuelto un ícono, y con ese respaldo esperemos que esta serie tenga mucho éxito.”

Otro de los mayores atributos de Diablo Guardián es la producción a cargo de TAO (el estudio de contenido premium de Televisa); gran parte de la historia ocurre en Nueva York, así que la serie se filmó en icónicos lugares como Central Park, Times Square o las vitrinas de Fifth Avenue.

“Estuvimos diez semanas en los Estudios Churubusco, ahí se recreó el hotel. Estaba tan bien hecho que sentimos que siempre estuvimos en Nueva York. Cuando filmamos allá aprovechamos el tiempo y las locaciones al máximo”, agregó Gaitán.

Velasco, quien realiza un breve cameo en la serie, no tuvo ningún otro involucramiento en la producción, pues consideraba que el material de la novela podía defenderse sin su ayuda:

“No metí una sola coma en el guion, la primera y única vez que tuve acceso a él fue cuando me dieron a leer mis escenas como actor. Solo me dieron unas cuantas hojas, pero desde ahí se veía que estaba, literariamente, impecable. Fui como esa clase de padre que crio a un hijo para que él se defienda solo y no tuviera que ir yo a rescatarlo. Eso es lo que hice con Diablo Guardián. Violetta tiene mucho más fuerza que yo.”

El escritor fue uno de los primeros en ver el piloto, que, añadió, le pareció muy bien hecho.

“Cuando vi el piloto me gustó mucho, fui el primero. Por supuesto, siempre es desconcertante, porque lo que escribiste, al verlo en imágenes y con música, te deja un poco impresionado, pero muy positivamente. Está muy bien hecha”, contó Velasco.

Gracias a una protagonista fuerte, a un elenco que la complementa bien y al nivel de producción, bien vale la pena darle una oportunidad a Diablo Guardián, que además resulta la primera producción de Amazon para México, lo que abre las puertas para que se hagan muchas más historias locales y con talento y equipo de producción mexicanos.

Por la manera en que termina está más que claro que habrá una segunda temporada. Ojalá se produzca: hay muchas preguntas que Violetta aún puede contestar.

 

Mariana Mijares
Crítica de cine y televisión.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.