Avengers: Infinity War: summa del Universo Cinematográfico Marvel

Solo con ver el tamaño del elenco basta para darse cuenta de que Avengers: Infinity War puede ser una de las cintas más complejas que se hayan filmado. Por eso es importante mencionar de entrada que cumple con todas las expectativas, supera todos los retos y plasma en pantalla una de las aventuras fantásticas mejor logradas de la historia del cine.

(Esta reseña no contiene spoilers.)

 

Año: 2018
País: Estados Unidos
Directores: Anthony Russo y Joe Russo
Duración: 149 min.
Guion: Christopher Markus y Stephen McFeely
Reparto: Karen Gillan, Elizabeth Olsen, Josh Brolin, Carrie Coon , Tom Holland, Scarlett Johansson, Chris Pratt, Chris Evans, Pom Klementieff, Chris Hemsworth, Sebastian Stan, Robert Downey Jr., Zoe Saldana, Tom Hiddleston, Benedict Cumberbatch, Idris Elba, Chadwick Boseman,         Dave Bautista, Letitia Wright, Vin Diesel, Danai Gurira, Benicio del Toro, Paul Bettany, Kerry Condon, Bradley Cooper, Gwyneth Paltrow, Peter Dinklage, Mark Ruffalo, Anthony Mackie, Tom Vaughan-Lawlor, Callan Mulvey, Terry Notary, Sean Gunn, Winston Duke, Benedict Wong, Don Cheadle y Florence Kasumba.

En el primer minuto de la nueva cinta de los Vengadores surge una faceta que de inmediato salta a la vista y consiste en que la película no es una sola historia, sino la culminación de diez años de historias que forman parte de lo que se ha denominado el Universo Cinematográfico Marvel.

Solo con ver el tamaño del elenco basta para darse cuenta de que Avengers: Infinity War puede ser una de las cintas más complejas que se hayan filmado. Por eso es importante mencionar de entrada que cumple con todas las expectativas, supera todos los retos y plasma en pantalla una de las aventuras fantásticas mejor logradas de la historia del cine.

La película inicia al final de Thor: Ragnarok, que es la última cinta que se estrenó siguiendo la historia de un solo héroe, pero a partir de ese momento, cada escena va recogiendo poco a poco a todos los personajes, desde Hulk, Iron Man y Capitán América, hasta los Guardianes de la Galaxia, Spider-Man y Black Panther. Poco a poco la historia los involucra a todos a la vez, en un espectáculo que solo es equiparable a un circo de treinta pistas repletas de batallas, dramas personales, bromas, revelaciones y tragedias que se van entrelazando y desenvolviendo con gran naturalidad. La sensación dentro del cine es parecida a subirse a una montaña rusa que solo va en caída, porque lleva subiendo diez años. Es una experiencia muy entretenida. Cabe mencionar que la caída no culmina porque la cinta es tan grande que se divide en dos. La segunda parte llegará eventualmente, pero la resolución de la primera parte está tan bien lograda que no es frustrante al salir de la sala.

Con todos los héroes interactuando a la vez, es evidente que ninguno es el personaje central, lo que pudo ser un problema para narrar la historia de manera interesante, porque siempre es vital que exista un eje sobre el que gira la trama y que la impulsa hacia adelante. La solución que plantean los guionistas es elegante y poco convencional para cintas de superhéroes: el villano es el protagonista. Thanos, un personaje que se había insinuado en otras cintas del Universo Marvel, hace su aparición desde el primer minuto de la película para convertirse en el centro de la historia. Aunque Avengers: Infinity War aparenta ser el final de una gran historia, también es una clásica historia de origen al estilo de historietas cómicas. La razón de existir de Thanos, su motivación, va tomando forma durante la película, dándole un ethos al personaje que, interpretado a la perfección por Josh Brolin, adquiere una dimensión muy humana en la pantalla. Su plan malévolo también se justifica, desde el punto de vista de un psicópata, pero el concepto no es del todo irracional y, por lo mismo, se sale del molde tradicional de maquinaciones que solo buscan la destrucción del universo sin razón alguna. La creación de villanos interesantes también es una cualidad de las películas de Marvel. No siempre lo logran, pero se puede apreciar el esfuerzo, algo que no se puede decir de las películas de DC Comics, en las que muchas veces ni siquiera los motivos de los superhéroes son claros ni interesantes.

La idea de tener al villano en el centro del escenario es muy buena, pero otra cualidad de la cinta es que no detrae del resto de los personajes. La cinta cuenta cinco o seis historias separadas con un grupo de superhéroes en cada una. Las uniones tienen antecedentes en otras cintas, pero aun cuando algunos de ellos se conocen por primera vez en esta entrega, sus interacciones funcionan a la perfección. Otro pequeño gran logro del guion. Un ejemplo de esto aparece en pantalla cuando Thor encuentra a los Guardianes de la Galaxia y juntos comienzan una odisea en búsqueda de una nueva arma para derrotar a Thanos. A pesar de no haberse visto nunca en otras películas, rápidamente hacen sinergia y desatan una de las dinámicas más divertidas de la película. Todo el truco está en el tono que se ha ido creando en las cintas anteriores, lo que demuestra que hay una fórmula muy bien trabajada en la creación de cada película y el papel que desempeñan en la saga total. Las odiseas de cada grupo de héroes corren paralelas a la historia de Thanos y todas convergen al final para llegar al clímax de la trama con un desenlace que es intrigante pero satisfactorio al mismo tiempo. Eso es el gran logro del guion.

Además de sus méritos narrativos, la película también tiene una presentación visual impactante. Todas las escenas son un espectáculo para la pupila, con una mezcla de imágenes generadas por computadora, maquillaje, efectos especiales, maquetas y cualquier otro truco que haya creado la industria del cine en su historia. Avengers: Infinity War es la respuesta concreta a la pregunta ¿qué diferencia hay entre el cine independiente y el de un estudio de Hollywood? La respuesta consiste en recursos, pero también en oficio, en una lista interminable de profesionales de la industria que inundan la pantalla al rodar los créditos finales. Esa capacidad de coordinar a miles de personas en un centenar de unidades trabajando en diferentes países, ciudades y sets. Eso solo lo pueden lograr los estudios y cuando lo hacen bien, como en este caso, el resultado es una exposición de un cine cuya característica central es la escala.

La dirección de los hermanos Russo es muy buena, dado que ellos son los que toman todos los recursos para darle forma a la película. Se puede apreciar en las actuaciones, los encuadres y el movimiento de las cámaras, que siguen la acción muy de cerca sin derivar en un caos visual que podría confundir a la audiencia, como sucede en todas las películas de Transformers. Unificar el elenco, el guion, los recursos visuales y el trabajo de cámara es de reconocerse.

Avengers: Infinity War es una buena película que supera todos los retos que podría plantear un proyecto de esta magnitud. Claro está que sigue siendo una cinta basada en un cómic, lo que le viene acompañado con algo de desprestigio. Dicho esto, incluso para los que ya están hartos de la proliferación del género, será difícil negar la calidad de la cinta. Hasta los más cínicos pueden ver la cualidad de entretenimiento que presenta un circo de este tamaño. Hay muchas películas del Universo Marvel que se pueden descartar, que son adornos millonarios hechos cínicamente en la búsqueda de un explotar la tendencia en la industria, pero cuando se hace bien, con el objetivo de darle gusto al público, con dedicación y cuidado, no hay otra opción más que aceptar el gusto banal de ir a ver el show completo, disfrutando la locura de treinta pistas llenas de pan y circo.

 

Mateo Aguilar Mastretta
Director comercial de nexos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.