La verdad incómoda 2: la madre naturaleza tiene una voz poderosa.
Entrevista con Al Gore

Al Gore participó en el Festival Internacional de Cine de Morelia y habló sobre la misión para luchar contra el cambio climático. Presentamos una conversación sobre la elección de alternativas de energías renovables y más amigables con el ambiente.

Fotografías: Cortesía de Paramount

La verdad incómoda 2, 2017
An Inconvenient Sequel: Truth to Power
Directores: Bonni Cohen, Jon Shenk
Guionista: Al Gore
Género: Documental

Hace 11 años, en 2006, Al Gore fue uno de los primeros activistas en abordar la crisis climática, y quien a través de An Inconvenient Truth (2006) empezó a concientizar sobre los efectos del calentamiento global y lo que podíamos hacer para mejorar el estado del planeta (y la urgencia de hacerlo).

Casi una década, un Oscar y un premio Nobel después, el ex vicepresidente de Estados Unidos presenta una continuación de aquel documental; una mirada un tanto más optimista hacia los avances que se han hecho en materia ambiental, sobre todo en términos de energía limpia.

Sin embargo, An Inconvenient Sequel: Truth to Power también es puntual al enfatizar que sigue faltando mucho por hacer, y más luego de la llegada de Donald Trump a la presidencia y tras la decisión de que Estados Unidos dejara el Acuerdo de París.

Durante la última edición del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), Al Gore visitó México para ofrecer sus condolencias por el terremoto, hablar sobre la “contaminación” de los políticos y sobre las acciones que podemos ejercer los ciudadanos para lograr una diferencia y anunciar el taller que ofrecerá en CDMX el 21, 22 y 23 de marzo de 2018. (Más información: https://www.climaterealityproject.org/training.) Presentamos una conversación sostenida con Gore en el marco del FICM.

Mariana Mijares: En estos más de 10 años seguramente ha sido difícil sumar a otros a esta importante causa. ¿Cuál ha sido su mayor reto hasta ahora y cómo ha enfrentado el rechazo y las puertas cerradas?

Al Gore: El peso que cargan quienes niegan el cambio climático se está haciendo cada vez más pesado porque el factor más persuasivo ha sido la propia madre naturaleza; los recientes eventos relacionados con el clima han sido cada vez más comunes y destructivos. En Estados Unidos acabamos de pasar tres huracanes devastadores, uno de ellos, Harvey, es un evento que no se veía en 25,000 años; los fuegos de California también fueron los peores de la historia. Pero como en todo el mundo están ocurriendo desastres así, el movimiento ha crecido rápido. Pero me siento optimista porque las acciones para contribuir al clima son cada vez más accesibles y económicas, por eso muchos países han cambiado sus políticas.

MM: Hablando de cambiar políticas, ¿cuáles diría que han sido logros a destacar?

AG: Desde el acuerdo de París, India canceló 37 minas de carbón y ha expandido sus instalaciones de energía solar; también anunciaron que en 12 años todos los vehículos deberán ser eléctricos, eso es mucho más de lo que se ha hecho en países como EUA. Un museo del carbón en Kentucky acaba de cambiar a electricidad solar. Pero todos tenemos que actuar antes de que sea demasiado tarde y lleguemos a un punto de no retorno.

MM: ¿Cómo se mantiene motivado?

AG: Para mí éste es un trabajo de amor; me da mucha alegría, satisfacción y algo que me da energía de regreso. Cuando te dedicas a algo que te apasiona no es trabajo, es un privilegio.

MM: ¿Por qué considera que no valoramos nuestro planeta? ¿Considera que los daños que le hemos hecho son irreversibles?

AG: La gente se está dando cuenta de estos daños cada vez más. Cuando algo así ocurre en una escala global es un reto, porque hay que utilizar nuestra capacidad intelectual para imaginar los alcances. Sobre si los daños son irreversibles, la mayor parte de los científicos asegura que aún tenemos tiempo para evitar cruzar el punto de no retorno, pero no tenemos tanto. Sin embargo también hay daños que ya no podemos corregir, como el aumento que ha tenido en algunos lugares el nivel del mar. Pero todavía hay tiempo para evitar ese daño catastrófico que afectaría el futuro de toda nuestra civilización. Tenemos que cuidar a las presentes y futuras generaciones.

MM: ¿Cómo ha sido empujar un tema como el calentamiento global con una administración que no cree que es algo real?

AG: Es aún más importante empujar el tema con Trump queriendo hacer daño, pero su habilidad para detener el movimiento ha disminuido: ha perdido poder, popularidad, influencia; las cortes han bloqueado sus propuestas y a la par se ha vuelto poco aceptado: 65% de los estadounidenses dicen que están avergonzados de tenerlo como presidente. Los niveles de aprobación están por los suelos.

MM: ¿Qué consecuencias considera que tendrá el que Estados Unidos anunciara en junio que abandonaba el acuerdo de Paris?

AG: Me preocupaba, cuando Estados Unidos hizo el anuncio, que otros países lo siguieran, pero afortunadamente no pasó. Al día siguiente todos los países del mundo, menos Siria, siguieron en el acuerdo. En Estados Unidos grandes estados como California y Nueva York anunciaron que seguirían; miles de ciudades y poblados también se quedarán. Vamos a cumplir y a superar nuestros compromisos en ese acuerdo a pesar de Donald Trump. Hay una distinción entre EUA y Donald Trump; Trump no es Estados Unidos. No es irrelevante, pero tampoco un factor importante. Además, legalmente el primer día que Estados Unidos podría salirse del Acuerdo es al día siguiente de la próxima elección, así que…

MM: ¿Considera que la contaminación que existe entre los políticos del mundo ha impedido mayores medidas sobre el cambio climático?

AG: Esa analogía sobre la contaminación es cierta para quienes niegan el cambio climático, algunos sí saben la verdad, pero las donaciones de sus campañas provienen de las empresas que contaminan: compañías de petróleo, gas, etc. Ellos contaminan la democracia.

MM: ¿Las fake news evitan que la gente se entere sobre los verdaderos alcances y consecuencias del cambio climático?

AG: Las fake news no son un fenómeno nuevo. EUA fue llevado a la guerra española-americana hace 100 años por las noticias falsas. Pero es cierto que en la era digital, de redes sociales, de trolls rusos, y de instituciones que contaminan con mentiras, es un problema más serio. Para redimir la promesa de democracia, tenemos que defender nuestra capacidad de discernir la verdad, sustentada en la mejor evidencia a la que tengamos acceso y el libre debate científico. Pero las personas sabrán llegar a la solución, lo hemos hecho antes.

MM: Actualmente parecería que para cambiar las políticas de cambio climático habría que cambiar a los gobernantes. Usted ya lo intentó (cuando compitió por la presidencia en 2000). ¿Lo intentaría de nuevo?

AG: Como lo digo en la película: “Soy un político en recuperación”, y entre más tiempo pase sin una recaída, es menos probable que recaiga.

MM: Con los hechos ocurridos en los últimos meses (el huracán en Houston, Puerto Rico, los incendios de California) parecería que usted podría hacer un documental cada año para abarcar las nuevas catástrofes. ¿Qué podemos hacer los ciudadanos para evitar más crisis climáticas en un futuro?

AG: Ese es uno de los propósitos de esta película, contribuir al momentum, porque sí, la frecuencia y la gravedad de eventos ha sido extraordinaria. Parecería que ahora las noticias que vemos en la TV pertenecieran a un capítulo del Libro de las Revelaciones; la madre naturaleza tiene una voz poderosa. Los ciudadanos pueden hacer sólo tres cosas: usen su voz; usen su voto; usen sus decisiones de vida. Su voz para generar y ganar conversaciones acerca del calentamiento global. Y en esas conversaciones conectar los puntos entre los eventos climáticos que cada vez son más comunes y destructivos; todas las revoluciones sociales inician con una conversación. Segundo: usen su voto para apoyar a candidatos políticos que estén dispuestos a tomar acciones para combatir al cambio climático. Y número tres: usen sus decisiones de vida para elegir alternativas de energía renovable y más amigable con el ambiente; si lo hacen, no sólo serán parte de la solución, sino que estarán mandando un poderoso mensaje a los empresarios de que hay un mercado creciente para este tipo de energías.

Mariana Mijares
Crítica de cine.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.