La Bella y la Bestia

La bella y la Bestia
(Beauty and the Beast)
Director: Bill Condon
Género: Romance
Guionistas: Stephen Chbosky y Evan Spiliotopoulos
Elenco: Emma Watson, Dan Stevens, Kevin Kline, Luke Evans, Ewan McGregor, Ian McKellen, Emma Thompson


Fotografías: Cortesía Disney

La bella y la Bestia tiene su origen en un relato de Jeanne-Marie Leprince de Beaumont. La versión animada es una de las películas más exitosas de Disney. Esto se mide en la taquilla , donde logró más de 400 millones de dólares. Además fue la primera cinta animada nominada al Óscar como Mejor Película y también pionera en convertirse en un musical de Broadway, pero también en su capacidad para permanecer en la mente y en los corazones del público  pese al paso del tiempo (Tale As Old As Time…).

Con esto en cuenta, Disney se enfocó en encontrar al elenco ideal para dar vida a los personajes de dicha historia. Así se eligió a Emma Watson (Bella), Dan Stevens (Bestia), Kevin Kline (Maurice), Luke Evans (Gastón), Josh Gad (LeFou), Ewan McGregor (Lumière), Ian McKellen (Cogsworth), Emma Thompson (Mrs. Potts), Audra McDonald (Madame Garderobe), y Stanley Tucci (Maestro Cadenza), entre otros, logrando un ensamble que conjuga talento, variedad y simpatía.

Al frente de todo está Watson, actriz altamente popular luego de dar vida a Hermione en la saga de Harry Potter y quien no sólo se parece físicamente a Bella, sino que logra proyectar las mejores cualidades del personaje: la valentía, nobleza y, sobre todo, la capacidad de ver lo bueno en el otro.

Desde la primera secuencia, Watson se adueña del personaje y nos hace sentir simpatía por esa hermosa joven que aspira a más que una “vida provincial”, y aunque la joven inglesa no tiene la voz de recientes protagonistas de Disney como Mandy Moore (Tangled), Idina Mezel (Frozen) o Auli’i Cravalho (Moana), la también Embajadora de Buena Voluntad de la ONU, contrarresta lo que le falta en voz con una gran mezcla de emociones.

Al mismo tiempo y gracias a la técnica de captura de movimiento, Dan Stevens, actor que saltó a la fama por dar vida a Matthew Crawley en Downton Abbey, logra capturar los sentimientos, no de una bestia, sino de un hombre atrapado en el cuerpo de una criatura, alguien que conoceremos a fondo. Conoceremos su pasado, sus circunstancias, sus miedos y cómo se va transformando gracias a la presencia y amor de Bella.

Sin duda, los mejores momentos de la cinta son justamente aquellos en que la bella y la bestia están juntos. Son escenas llenas de ternura y humor que nos dejan ver muchas de las emociones de los personajes, sobre todo en momentos como la interpretación del tema, “Something There”.

En el aspecto técnico, podría considerarse que esta cinta es cumbre en términos de producción: los vestuarios de la ganadora del Oscar, Jacqueline Durran, están confeccionados de acuerdo al periodo en que tiene lugar la película (mediados de 1700) y también se incluyen vistosos sets como el castillo o el interior de la biblioteca.

Sin embargo, hay algo que parece no estar a la altura: los objetos animados. En 1991, estos objetos eran una imitación de utensilios reales. Ahora, son como una imitación de la imitación, es como si durante la transición se hubiera perdido la magia de aquella encantadora versión animada expresada en personajes como la señora Potts que ahora es una desangelada tetera con una carita pintada en esta versión live action. Lo mismo pasa con Lumiére o Cogsworth (Dindon). La decisión de querer humanizar estos personajes acaba convirtiéndolos en objetos que no se parecen a los de la caricatura, pero tampoco al actor que los interpreta. No obstante, gracias al guión de Stephen Chbosky y Evan Spiliotopoulos y a las voces de talentosos actores, los objetos cumplen bien con ser los mejores cómplices de Bella, además de comic reliefs de la historia.

Mención aparte merece la música, que logra justificar la sola creación de este proyecto. No sólo regresan las canciones compuestas por Alan Menken, sino que se integran hermosos nuevos temas, como “Days in Sun”, en donde los habitantes del castillo anhelan los días en que eran humanos; “How Does A Moment Last Forever (Montmartre)”, un guiño al pasado de Bella y, sobre todo, “Evermore” (https://www.youtube.com/watch?v=UcsaqIsX-yk), un hermoso tema en el que la Bestia expresa sus sentimientos hacia Bella. También, en la secuencia de créditos finales puede escucharse otra versión de “How Does a Moment Last Forever” (https://www.youtube.com/watch?v=WnLsaCLdoMQ) en voz de Céline Dion, quien en 1991 interpretara la memorable “Beauty and the Beast”.

En suma, esta versión de La Bella y la Bestia no debe verse como un remake de la versión animada, sino como una nueva propuesta que incluye a una carismática actriz, a un Bestia que logra trasmitir emociones humanas, a simpáticos personajes secundarios, un impecable diseño de producción y letras y música de tres enormes talentos: Alan Menken, Howard Ashman y Tim Rice cuyos temas, seguramente, seguirán resonando en nuestras mentes, y corazones, aún con el paso del tiempo…

Deja un comentario