Batman y Superman vs. las Selfies La actualidad del periodismo de espectáculos

Cuando empezaba en esta profesión, hace casi 10 años, la primera vez que me enviaron a un junket  —evento en el que los periodistas entrevistan al talento nacional o internacional de una película— los publirrelacionistas de Los Ángeles me dieron una instrucción clara: “No puedes pedirle fotos o autógrafos al talento”. Nunca lo cuestioné; me parecía lógico que si iba a trabajar, no podía abalanzarme sobre mi entrevistado.

batman-vs-superman

Años después, cuando entré al Reforma, me lo repitieron. Seguía pareciéndome lógico; en ese medio nos encontrábamos con más de una docena de músicos, cantantes, actores, directores o productores a la semana –a veces más, a veces menos. Pese a ello, en ese entonces tenía un compañero joven y entusiasta que, haciendo caso omiso de la política, cada que iba a un evento se tomaba fotos con todos; sin importar si se trataba de una mega estrella de Hollywood o la que salía de extra en la telenovela. Agarraba parejo.

No voy a mentir: no voy a decir que nunca sucumbí a la tentación de pedir una foto; lo hice. Sin embargo, dejé de hacerlo en el instante en que noté que mi entrevistado me había perdido el respeto; ese respeto que me había costado ganarme luego de 30 minutos de entrevista. Fue en el instante en que le pedí la foto que dejó de verme como una periodista inteligente, tenaz o creíble. Había pasado a ser una simple fan.
Esta semana, después de ver lo que pasó en los medios y con los periodistas que cubrieron la visita de Ben Affleck y Henry Cavill a México como parte de la promoción de Batman vs. Superman, entendí, más que nunca, que el periodismo de espectáculos ya perdió credibilidad y está en crisis. ¿Por qué? Porque ha dejado de ser una prioridad llevar la mejor nota para sustituirlo por lograr la mejor selfie.

De verdad, ¿creen los periodistas que las distribuidoras gastan miles de dólares en traer a un grupo de actores sólo para que puedan tomarse una foto? ¿Qué nos hace entonces diferentes a un fan, a cualquier fan? ¿El micrófono? ¿Los conocimientos? Probablemente ellos sepan más que nosotros de súper héroes.

Me remito a ejemplos: en uno de los 15 sitios web con más tráfico de este país —con millones de visitas mensuales— el periodista tuvo a los actores menos de 30 segundos: a Gal Gadot (la Mujer Maravilla) no le hizo ni una pregunta, sólo una afirmación; a Affleck le repitió la pregunta que ya había respondido en la conferencia de prensa y a Henry Cavill le pidió que le enseñara a hacer la mirada de Superman. El actor inglés se negó. Fin de la entrevista.

En la conferencia de prensa, a donde más de 500 medios querían entrar y sólo alrededor de 100 tuvimos acceso, un periodista dijo que no le interesaba preguntar sino sólo “estrechar” la mano de Batman, de Ben Affleck. Él accedió, pero claramente incómodo. Estábamos en un evento serio, no de fans.

La historia no fue muy distinta afuera, en la alfombra roja, donde la gran mayoría de los periodistas, a veces blogueros (ya es difícil notar la diferencia), hicieron cuestionamientos que los actores ya habían respondido decenas de veces y sólo se abocaron en tomar selfies y subirlas de inmediato a sus redes sociales. Pregunto entonces, ¿para quiénes hacemos este trabajo? ¿Para nuestros lectores, televidentes, o sólo para presumir fotos en nuestro Facebook?

Hace algunos meses, cuando asistí a una charla que el director Joe Wright ofreció a alumnos de la Ibero, quedé impactada en cómo unos 10, 15 estudiantes le hicieron en minutos mejores preguntas al director de Atonement y Pride & Prejudice de las que todo un grupo de periodistas le habían hecho en las entrevistas “oficiales”. ¿Es entonces tedio, falta de hambre, de creatividad, o puro protagonismo?

En verdad no me explico cuándo dejó de ser nuestra misión hacer buenas preguntas y sólo sustituirlas con otras de rutina, y todo para buscar el momento de la foto.

Es una realidad que cada día hay más medios; donde antes éramos 30, 40, ahora hay 500. Antes sólo periódicos, revistas, radio y TV cubrían eventos. Obviamente, los tiempos cambian y con la llegada de internet han surgido páginas, blogs y canales de youtube que también le llegan a las personas, que también se han vuelto medios, que también son publicidad; pero, ¿no deberíamos todos, sin importar el medio, procurarnos por tener una buena nota, la mejor nota?

Me preocupa que en el medio del espectáculo, medio en el que hemos visto series como The Newsroom, películas como Spotlight, o Truth, trabajos en los que se nos recuerda la importancia y relevancia del verdadero periodismo, estemos siendo reducidos a un periodismo de 140 caracteres, de memes, de selfies.

Creo que las reglas, en cualquier forma de periodismo, deberían ser las mismas: la mejor muestra de tu trabajo es ese texto que lleva tu nombre, el video que muestra tu voz, o tu cara. Nuestras preguntas son nuestras mejores armas, y es nuestra misión, nuestra responsabilidad, saber usarlas.

Si las preguntas que se le hicieron a los actores de Batman vs. Superman tuvieran la misma energía que las ganas de pedirles una selfie, si en vez de fanear, o posar, los periodistas se preocuparan por informar, el periodismo de espectáculos sería otro. Pero no lo es; quizá hacen falta más Clark Kents y Lois Lanes en el mundo.

 

15 comments on “Batman y Superman vs. las Selfies La actualidad del periodismo de espectáculos

  1. Ed Flores on

    Desafortunadamente, es perder el entusiasmo por lo que haces… El hambre de hacer lo que te gusta, se ha ido o han quedado ahitos…

    Responder
  2. mariioni on

    hoy es mas importante impresionar con una selfie en las redes sociales que tener una buena historia. y eso es gracias a la mala educación de ciertas escuelas patitos que ofrecen titulos sin tesis ni examen profesional. cualquiera que pague 3mil al mes ya puede ser periodista

    Responder
  3. Manuel Yrízar on

    Este asunto se ha vuelto cada vez más problemático. La ignorancia y el desconocimiento de los Pseudoperiodistas ha crecido de manera directamente proporcional a su número. Cada vez son más los que saben menos. Pero n o tiene la culpa el indio sino el medio que lo hace compadre. Porque, para desgracia de la información, es el compadrazgo el que priva.

    Responder
  4. JORGE BARREIRO on

    MUCHAS FELICIDADES!!! En verdad fue muy grato leer tu opinión y me parece que tienes toda la razón y también que hay fans que se han sentido ofendidos por la preferencia que se le ha dado a ciertos medios que solo llegan a sacar unas fotos,hacer preguntas tontas como: ¿ya comiste tacos al pastor? y que lastimosamente se aprovechan de su lugar para beneficio propio, te lo digo como un fan y lo hago publico como un seudoperiodista retirado,me toco ver y tratar con periodistas que llegaban ya empezada la alfombra roja, que ahi mismo los fotografos pedian una bateria porque la suya se habia agotado,en fin creo que podriamos hacer un debate (tu desde tu punto periodistico y yo desde mi punto de fan) y nosotros a veces seguimos a ciertos periodistas por sus dinamicas,sus capsulas y hasta su manera de entrevistar pero tambien dejamos de seguir a otros y de leerlos por su soberbia y su falta de profesionalismo.

    Responder
  5. liliana on

    Igual sucede con los que se dicen “serios” y de periódicos establecidos y reconocidos eh; en los festivales de cine, por ejemplo, eso de premiar a críticos en procesos poco transparentes y sólo para “posicionar” a su medio en el premio de la prensa. Es fatal, es peor porque se maneja doble moral.

    Responder
  6. Roberto on

    No estoy tan seguro de que sea algo actual. Parece que lo que caracteriza al periodista de espectáculos —como al de deportes— es la superficialidad. Hace años, tuve la oportunidad de trabajar como freelance para una disquera internacional por lo que ocasionalmente fui invitado a algunas conferencias de prensa. Lo que narras describe casi exactamente lo que ocurría entonces. El vacío y superficialidad de las preguntas era la norma, al grado de que a veces la “label manager” que me invitaba me pedía que le echara la mano para hacer preguntas “inteligentes”, porque los reporteros siempre aplicaban las mismas: “¿Qué te parece México?”, “¿Ya probaste los tacos?”, “¿Qué opinas de la belleza de las mexicanas?”, “¿Qué opinas del público mexicano?”… y claro, no podía faltar el autógrafo. Tal vez la única diferencia es que entonces no había selfies. 😛

    Responder
  7. Luis Palma on

    Totalmente de acuerdo y es algo que nos pasa en todos los ramos del periodismo, es lamentable que se pierda poco a poco ese sentido periodístico y se idolatre a personas que sólo dejan en ridículo a la profesión y sucedan cosas como la que comentas en la entrevista con los protagonistas de esta película y que además tuvo miles de reproducciones el vídeo. En fin gracias por tus palabras tan ciertas y desde nuestras trincheras a seguir dignificando la labor. Saludos

    Responder
  8. cocorito on

    Comparto el punto de vista de Mariana Mijares, pero no hay que culpar solamente a los reporteros de espectáculos. En las oficinas de los directores de los periodicos, éstos presumen su “egoteca”, con fotos de políticos famosos, y se jactan de ser invitados a las fiestas privadas de los políticos. Además, las oficinas de RRPP de cantantes y de distribuidoras de cine no quieren periodistas incómodos, y para sus presentaciones eligen a fans que a priori se sabe que van a hablar bien de sus productos. Los editores exigen notas para los fans y reemplazan la información seria por artículos celebratorios con títulos en signos de exclamación. Reforma es un claro ejemplo de este seudo periodismo.

    Responder
  9. Luis Felipe Perez on

    Del tipo que estrecho la mano de Ben Affleck, es Ivan Marin, un comico colombiano que al parecer por cuenta propia logro entrar a la rueda de prensa porque segun es evidente viendo su time line de twitter, es un fanatico de batman. Aqui dejo enlace a sus tweets:

    https://twitter.com/IvanMarinSoyYo/status/711310199898841088
    https://twitter.com/IvanMarinSoyYo/status/711405842986217473
    https://twitter.com/IvanMarinSoyYo/status/711400851361767425

    Y obvio fue noticia en su pais:

    http://www.noticiasrcn.com/entretenimiento-cine/el-encuentro-ivan-marin-y-sus-superheroes-favoritos

    Lo que deberian cuestionarse entonces, es como es el proceso de acreditacion de prensa que un comediante puede pasar los filtros. Y pues obvio, al no ser periodista, solo fue a conocer a sus idolos.

    Responder
  10. Rocío H Negrete on

    Me encantó lo que escribiste. No soy periodista ni reportera, pero sí comunicóloga y varios de mis compañeros de carrera sí se dedican a cubrir la nota y veo cómo en sus Facebook siempre prevalecen las selfies con artistas. Yo no me atrevería a pedirles foto porque justo pienso en lo que tú dices, te dejan de ver cómo un profesional, te pierden el respeto y te ves como un fan más. Pero entonces ¿cómo resolverlo? ¿Debe ser el medio el que ponga reglas más estrictas diciendo qué tipo de material necesita y prohibiendo las selfies? ¿Será tiempo de darle oportunidad a estudiantes como los que mencionas, que hicieron preguntas más inteligentes y empezar a deshacerse de los reporteros que ya están viciados? No lo sé…

    Responder
  11. María de los Ángeles Rodríguez Rodríguez on

    Tienes toda la razón en lo que dices, hoy en día cualquiera se siente periodista, y no, están equivocados, el verdadero periodista es aquel que estudió para eso y que tiene la habilidad y facilidad para realizar una buena entrevista, las fotos pasan a segundo término, el buen periodista sabe que es lo que le puede interesar al público, de la persona que está siendo entrevistada, el buen periodista nació para serlo. te felicito porque ves la realidad y no como le pasa a muchos que se dejan llevar por lo fácil. Tú sigue haciendo tu trabajo así, como es el buen periodismo, no todos los que se dicen periodistas se pueden llamar así y serlo en realidad.

    Responder
  12. Gerardo Garza on

    Cuando leía tu artículo pensaba en las incisivas preguntas de Lois Lane… Y tu concluiste con lo mismo… Te felicito! Excelente artículo.

    Responder
  13. Julio Moreno Parra on

    Mi estimada Mariana Mijares:

    Admiro las palabras que aquí plasmas. Es una triste verdad que rige el periodismo Nacional y no solo de espectáculos. Es indudable que al igual que existen periodistas apasionados como tu, de igual forma los hay “patitos”, todos esos que sólo tienen pseudo medios que les sirven para tener accesos gratis y encuentros con las personalidades del evento. Así como tu, me entristece ver que los “medios” de hoy en día se dedican a hacer preguntas canales, hoy casi ningún medio tiene su propio enfoque, la mayoría se centran en lo clásico e irrelevante. Si los reporteros pusieran más pasión y buscarán su propia exclusiva, sería un mundo diferente. Me congratula leer que no te encierras en el conformismo y que tu consternación motive a más periodistas a hacer mejor su trabajo. Te mando un cordial saludo.

    Responder
  14. Miguel López on

    La verdad es que no sólo en espectáculos ocurre esto, sino también en deportes, política, sociales etc… Es por esto que ahora medio mundo considera que Aristegui es la mejor periodista, pues nos estamos acostumbrando a leer y ver puras notas pobres y al ver su trabajo, muchos lo consideran divino, cuando en realidad es nada más que lo mismo pero con un nombre famoso al final de la nota, y claro esta, un sin fin de choro que muchas veces sólo lo utiliza para rellenar o atender asuntos que otros le marcan.

    Responder
  15. María Trejo on

    Triste es no ver ni una sola entrevista tuya a alguien importante y que te den tanta envidia otros periodistas que tienes acabar criticando cosas tan absurdas y estúpidas. La verdad, lo poquísimo que he leído tuyo se me hace hueco y equis (igual que tú), a cualquiera llaman periodista hoy en día. Eres poco profesional, solo ganas “likes” y “respeto” criticando a otros “colegas”. Me gustaría ver tu última entrevista a cualquier actor o director famoso, por ejemplo. Seguro no te las dan porque eres malísima. Por cierto, no veo relación entre sacarte una selfie o foto con el actor y escribir una buena o mala nota, estás muy mal, eso no tiene nada qué ver y todo depende del contexto. Por ejemplo, tu te jactas de no sacarte selfies, pero igual escribes fatal y eres pésima “pseudoperiodista” y no veo por aquí ninguna entrevista tuya, puras críticas tontas. Comparte algo interesante, todo lo que he leído de ti es muy malo.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.