Llegar a Larsson por culpa de Fincher

María Luisa y Roberto, ávidos lectores, me la recomendaron con entusiasmo, pero fue David Fincher quien finalmente lo logró. Apenas empecé a leer la exitosa trilogía Millennium, del sueco Stieg Larsson, tras ver La chica del dragón tatuado, el remake del cineasta gringo.

Ninguna preconcepción me aquejaba. No iba a constatar si la adaptación era “fiel”, o si “le hacía justicia” el texto original. Tampoco iba a decidir si Mikael Blomkvist y Lisbeth Salander eran tal y como los había imaginado en largas jornadas de lectura solitaria.

Me envolvió totalmente la rica narración de Fincher, de quien me reconozco admirador. La esencia plurisemántica de la visión de Larsson está aquí. Con la primera entrega de la trilogía del sueco siento que avanzo en círculos concéntricos –narrativa eficaz, convincente-; con la peli de Fincher me transporté en una flecha (¿un misil?), una flecha singular que se vale de paráfrasis, tecnología digital, flashbacks y otro notable score de Trent Reznor y Atticus Ross –nervioso, percusivo, minimista- para exhibir una parábola de poder, perversión, sexismo, justicia y eterna lucha entre el bien y el mal, en una fría sociedad avanzada.

La chica del dragón tatuado coexiste estilísticamente, y en sensibilidad, con Se7en, The Fight Club, Zodiac y The Social Network, obras destacadas, imprescindibles, en la filmografía de Fincher, quien se consolida así como un cronista cabrón del lado oscuro y torcido de la posmodernidad hipertecnologizada.

Fincher es, también, un consumado maestro del suspense, un Hitchcock bien entrenado en el videoclip, gran orquestador que sabe colocar los elementos de una producción cinematográfica (edición, montaje, banda sonora, etcétera) para situar al espectador con las nalgas al borde de la butaca.

El casting es acertado. Rooney Mara, quien encarna a Lisbeth Salander – personaje complejo, libertario, de resonancias icónicas, casi casi una heroína del futuro, hoy- dará mucho de qué hablar.

¿Quién le regala “Blanco Nocturno”, del gran Ricardo Piglia, a David Fincher? Si me consiguen su dirección, yo se la envío por DHL. –Jordi Torre

One comment on “Llegar a Larsson por culpa de Fincher

  1. Joxepaximur on

    Lei “Los hombres que no amaban a las mujeres” de título sorprendente, por indicación de una amiga sueca. Lei la segunda porque quede enganchada con la primera. Lei la tercera “La reine dans le palais des courants d´air” en francés un año antes de su traducción al español ……yo que no leía novelas policiacas desde mis quince años………. No he visto las películas, porque pienso que me van a defraudar y quiero quedarme con las caras que he “puesto” en mi imaginación a sus intérpretes sobre todo a Lisbeth……….

    Responder

Deja un comentario