Game of Thrones, Temporada 7, capítulo 1: Dragonstone

*Este texto contiene spoilers


El episodio inicial de la séptima temporada de Game of Thrones comienza con el momento más fuerte de la historia: Walder Frey ofrece una cena fuera de lo común, en la que envenena a su gente. Segundos después, descubrimos que se trata de Arya Stark, ejecutando una lección muy bien aprendida de los discípulos del Dios de las Mil Caras. Con una crudeza y una simpleza contundentes, el director Jeremy Podeswa llega con una pisada fuerte, que tambalea conforme la trama avanza.

Primer tambaleo: Al viajar al sur, la valiente chica Stark se encuentra con un grupo de soldados Lannister, entre los que se encuentra nada más y nada menos que el cantante británico Ed Sheeran, en uno de los cameos más criticados de todos los tiempos. Su presencia como tal no es el problema, tampoco lo es la canción interminable con la que hace su aparición. El verdadero momento incómodo ocurre el resto de la escena, en la que el cantante no hace más que mirar incómodamente hacia la nada, casi tratando de ser invisible. Es casi como si existiera un dialogo con el espectador más allá de la historia, en el que ambas partes se preguntan qué diablos está haciendo ahí. No es la primera vez que un músico hace de las suyas en la serie —recordemos que también han estado Sigur Rós, Will Champion, Joel Fry, Wilko Johnson, los integrantes de Mastodon, Michiel Huisman, Of Monsters and Men y Natalia Tena— pero nunca se había hecho con un resultado tan desafortunado.

Segundo tambaleo: En King’s Landing nos sorprende la llegada de un Euron Greyjoy renovado —con un aspecto más parecido al de un modelo de Fashion Week o una estrella de rock. En una conversación con Jamie y Cersei Lannister, celebra el espíritu violento de la reina, e incluso la incita sutilmente a matar a su hermano. Es por eso que vale mencionar el cambio de look de Greyjoy: hace que sus líneas, más que intimidar o preocupar, tienen el mismo patetismo que tendrían si se escucharan salir de un adolescente recién salido de un concierto de Marilyn Manson. Sin embargo, la escena nos deja con una gran incógnita: ¿qué regalo será lo suficientemente grande para conquistar a la mujer más despiadada del mundo? ¿Un dragón, acaso?

La recuperación: Claro, la llegada a Dragonstone de Danaerys Targaryen con Tyrion Lannister, Missandei y Grey Worm. Si bien no fue el regreso más espectacular y efectista —vamos, ni una gota de nostalgia—, el ver a tan poderoso equipo frente al mapa de los siete reinos es el cierre más emocionante para una temporada en la que el invierno, por fin, ha llegado.

Deja un comentario