Game of Thrones, Temporada 7, Capítulo 2: Stormborn


Fotografía: Helen Sloan/HBO

*Este texto contiene spoilers


Como en una buena partida de ajedrez, las piezas de Game of Thrones han empezado a acomodarse de manera estratégica.

A diferencia de lo que ocurría en otras temporadas, en las que los primeros capítulos solían plantear la trama, el segundo episodio de esta corta temporada, titulado Stormborn, ya nos sorprendió con eventos críticos: alianzas estratégicas, reencuentros, muertes violentas y con una épica batalla final que bien podría estar al nivel de la saga de Piratas del Caribe (o mejor).

Este capítulo, que incluyó varias escenas que tendrán un impacto en la trama y en los personajes, inició donde nos dejaron en Dragonstone, con Daenerys frente a su equipo, que ahora incluye nuevas aliadas: Ellaria Sand, de Dorne, las Sand Snakes y Olenna Tyrell, quienes junto a Yara y Theon sumarán fuerzas a la heredera de los Targeryan para que pueda obtener el trono de los Siete Reinos.

Melisandre aparece e informa a Daenerys que Jon Snow es ahora el Rey del Norte. Tyrion, ahora la mano de la reina, la convence de extenderle una invitación, por lo que sin duda se avecina uno de los mejores momentos de la serie: el encuentro entre Jon y Daenerys, quienes, de acuerdo con la teoría R + L (Jon es hijo de Rhaegar Targaryen y Lyanna Stark), son tía y sobrino.

A la par, otros personajes secundarios empiezan a cobrar cada vez más importancia, como Sam, quien se encuentra aprendiendo las artes de los ‘Maesters’ y ya descubrió el poder del dragonglass, la potencial ‘criptonita’ contra los White Walkers. Sam también queda a cargo de salvar a Jorah Mormont, quien fue afectado por la enfermedad de psoriagrís, condición que aparentemente le quitará la cordura en menos de seis meses. Pero habrá que confiar en Sam, quien está determinado a curarlo ¡y sin anestesia!

En King’s Landing, Cersei sigue intentando encontrar nuevos aliados, por lo que habla con Randyll y Dickon Tarly para intentar convencerlos de pelear a su lado. Sin embargo, su argumento: “la hija del Rey loco muy probablemente también está loca y los matará a todos”, suena poco convincente dado que la única reina que aniquiló a todos con fuego verde fue ella… No obstante, puede que los Tarly hayan sido convencidos.

Otro de los momentos más emotivos de este episodio fue la consumación del amor entre Missandei, la intérprete de Daenerys, y Gusano Gris, el guerrero Inmaculado, comprado y liberado por Daenerys, quien ahora comanda su ejército. A pesar de que sabemos que éste personaje fue castrado, su encuentro sexual fue un momento sumamente sensual. Previamente él le dijo unas palabras muy melosas (todas suspiraríamos por una declaración así) y antes de embarcarse a la guerra dieron rienda suelta a su pasión con todo y las obvias limitaciones.

Y cuando creíamos que no podíamos conmovernos más, Arya tuvo un reencuentro que habíamos esperado siete temporadas: con su lobo, Nymeria, a quien no veíamos desde el segundo episodio de la serie. Nymeria creció y encontró una nueva familia y aunque la joven le pide que la acompañe, su lobo ya tiene otra vida, ha trazado su propio camino y le corresponde seguirlo como lobo solitario. Sin duda es una analogía de la propia Arya. Nada será como antes, para ninguna de las dos.

Finalmente, el capítulo culminó con una gran batalla en altamar en la que Euron Greyjoy (un potencial psicópata al estilo de Ramsey) aborda los barcos de sus sobrinos para masacrarlos a todos. Fueron secuencias con efectos especiales bien logrados y que concluyeron con Euron capturando a Yara. En ese instante, su hermano Theon, lejos de intentar luchar por ella y fungir como su “protector”, nos dejó en shock al convertirse nuevamente en “Reek” (esa alma creada y torturada por Ramsey) al por vencido y saltar por la borda. Verdaderamente descorazonador.

Ahora, Euron tiene el regalo que le prometió a Cersei: capturó a Ellaria, la responsable del asesinato de su hija Myrcella.

Todo lo que se plantea para el siguiente capítulo: Jon dejó Winterfell en manos de Sansa, quien podría ser malaconsejada por Little Finger; Arya cambió de rumbo y se dirige a Winterfell para reencontrarse con su familia, Yara y Ellaria fueron capturadas por Euron, y el encuentro de los protagonistas de la saga porque Jon se dirige a Dragonstone para encontrarse con Daenerys. Épicos eventos se avecinan en el horizonte.

 

Mariana Mijares

Deja un comentario