Sense8: ¿el fracaso de un proyecto demasiado ambicioso?

Director: Lana, Lili Wachowski & Joseph Michael Straczynski
Género: Ciencia-ficción
País: Varios países (México, E.E.U.U., India, U.K, Islandia, Alemania, Korea del Sur, etc.)
Aparición: Octubre de 2015 (2 temporadas)

Para quienes la desconocen, Sense8 es una serie de Netflix que no deja de suscitar controversias en redes sociales, foros web y todo tipo de cafeterías y bares en las grandes ciudades del mundo. ¿Por qué se habla tanto de Sense8? Razones no faltan. En primer lugar, el proyecto fue escrito y dirigido por Lana y Lili Wachowski, conocidas como Larry y Andrew Wachowski antes de declarar su cambio de género en 2012 y 2016 respectivamente.1 Quizás puede refutarse que este es un hecho banal, pero esa indefinición genérica constituye justamente su segunda fuente de controversia, pues el principio argumental de la producción es ambicioso y bastante original.

En pocas palabras, la trama puede resumirse así: a raíz del suicidio de una mujer, ocho desconocidos provenientes de distintos lugares de todo el mundo desarrollan una conexión mental, emocional y virtual que les permite interactuar a pesar de la distancia. Con el transcurrir de la historia, los integrantes del  grupo de “Sensates” se van conociendo mejor hasta poder ayudarse a resolver sus problemas personales, y en particular para enfrentar al Doctor Whispers —conocido también como “El cazador”—, un extraño científico perteneciente a la compañía BPO (Biologic Preservation Organisation), un organismo dedicado a erradicar a todos todos los Sensates del mundo con miras a preservar la “pureza biológica” del ser humano ordinario.

Desde Bombay hasta Pekin, pasando por Berlín, Ciudad de México y desde luego Los Ángeles, el espectador visita los lugares más emblemáticos de cada ciudad y asiste a las escenas más rocambolescas. Como si de un grupo de superhéroes se tratara, cada “sensate” se va caracterizando por una habilidad y una debilidad especial, de manera que, por ejemplo, hay un hacker especializado en infiltrar sistemas y recuperar cualquier tipo de información de la web, pero también sufre el rechazo y la persecución social por el hecho de ser un transexual militante y ahora reconvertido en mujer —evidente guiño de las Wachowski a su propia existencia. Otro de los personajes emblemáticos de Sense8 es Lito Rodríguez, un reconocido actor mexicano, viril y guapo, que protagoniza películas y series de acción pero cuyo secreto mejor guardado es su homosexualidad y su profundo miedo a perder su vocación a causa de ello. Así pues, estos personajes no solamente provienen de diversos continentes y representan a dichas sociedades, sino que además encarnan problemáticas actuales que imperan en nuestra época y se hacen cada vez más visibles como la lucha de la comunidad LGBT o el hacktivismo. Esto permite que un sinnúmero de fanáticos de la serie admiren y/o se reconozcan en ellos.

El desfile del orgullo gay de 2016 es representado por Lito Rodríguez, un actor mexicano que decide confesar su homosexualidad y arriesga su carrera artística.

Sense8 tiene dos temporadas que no disminuyen en calidad, aunque ambas tienen picos y baches. Es de notar que, para la segunda temporada, Andrew Wachowski no está presente en la realización ––según algunos2 debido al proceso psicológico y físico que supuso su cambio de género que hizo oficial en marzo de 2016. Los primeros tres capítulos pueden resultar confusos para el espectador, pues en ellos el principio dramático de la serie aún no es claro para los propios personajes, que apenas van descubriendo su interconexión. De hecho, las historias que se entremezclan contienen características de géneros cinematográficos distintos como lo son, por ejemplo, el melodrama de tintes cómicos, el thriller policíaco o la historia sangrienta de una venganza. Las secuencias de erotismo y acción están particularmente bien logradas, pues los largos planos sensuales y los movimientos acrobáticos responden a una estética que las Wachowski conocen bien y que han desarrollado en sus anteriores realizaciones (The Matrix, Ninja Assasin o V for vendetta). Destacan particularmente las orgías sugeridas en la primera temporada con el capítulo “Demons” y en la segunda con el episodio piloto “Happy Fucking New Year”, que dura dos horas. Asimismo se disfruta mucho con la línea dramática de Sun, una luchadora de Judo de origen chino que proviene de una familia acomodada y libra una historia de revancha contra miembros de su propia familia, al mejor estilo de Kill Bill.

Sin embargo, de la segunda temporada se lamentan sobre todo dos hechos: por un lado el cambio del actor Aml Emeen por Toby Onwemeer en la interpretación de Capheus, el conductor de camión originario de Kenia. Aparentemente, el actor de la primera temporada se mostró en desacuerdo con algunos lineamientos que Lana Wachowski impuso al personaje.3 Y por otro lado, se nota una constante inclusión de secuencias musicales en cámara lenta en donde los personajes bailan y cantan en grupo, lo cual llega a ser tedioso porque no avanza en nada la trama (solo reafirma el principio dramático de la serie), además se siente un poco falso en los personajes de carácter más duro y recio (Will Gorski, el policía norteamericano, y Wolfgang, el mafioso alemán) y busca conmover sin sutileza alguna al público.

Una de las escenas apoteósicas de la serie (Demons) expone una orgía virtual entre heterosexuales, homosexuales y un transexual .

La cancelación del proyecto: una estrategia de marketing

Pese a sus pequeños desperfectos e inconsistencias, Sense8 ha causado furor desde su aparición en 2015 y sus fanáticos en las cuatro esquinas del mundo esperaban con ansiedad los adelantos de la tercera temporada para este año. Lamentablemente, el pasado 1º de junio Netflix anunció que la serie fue cancelada por razones financieras. Desde luego, el coste de una producción de tales magnitudes (ocho locaciones en ocho países distintos y un sinnúmero de escenas de acción desbordantes con persecuciones en coches, helicópteros y aviones incluidos) derivó en 9 millones de dólares por capítulo —aun así 2 millones menos que la también aclamada y cancelada The Get Down. A parte de un pequeño anuncio en redes sociales que menciona el problema económico de la producción, la cadena televisivano se ha pronunciado más. Hace dos semanas Ted Sarandos, jefe de contenido oficial de la serie, rompió su silencio respecto a las cancelaciones de The Get Down, Sense8 y otras cuatro producciones anuladas por Netflix. El productor confesó que “el gran coste” puede “estar bien para una audiencia enorme” pero “un show de gran coste para una pequeña audiencia es demasiado duro incluso para un modelo como el nuestro”. ¿Pequeña audiencia? Eso parece. Aunque cuenta con más de 98 millones de usuarios en todo el mundo, Netflix esperaba llegar a los 100 millones con este tipo de producciones, lo cual destrozó la rentabilidad del producto. A pesar de las apariencias el presupuesto de esta plataforma funciona igual que el de una cadena televisiva tradicional, que avanza siempre y cuando la producción responda con buenos números.4 Desde esa óptica, para Netflix es más rentable comenzar nuevos proyectos a un costo menor y así conquistar una nueva audiencia de suscriptores que continuar con las series que siguen los viejos abonados.

El personaje de Caphius fue interpretado por dos actores diferentes en cada temporada: Aml Emeen (izq.) y Toby Onwemeer (der.)

Ahora bien, la pregunta que se plantea en este punto es si los seguidores pueden conservar la esperanza de que la productora termine la serie en un futuro quizás lejano. Por lo pronto, es difícil especular frente al silencio general de la cadena. Pese a esto, no es imposible imaginar una película que se filme en Londres para darle (aunque sea) un final a la saga. De hecho, la inclusión de una película para completar la historia de una serie no sería una novedad, pues ya se ha visto con la mítica serie de culto Twin Peaks (1990-1991 // 2017) de David Lynch. En un principio, Lynch se planteó cerrar el ciclo de la historia con Fire walk with me (1992), una cinta no muy aclamada por los seguidores. Quizás a raíz de ese sinsabor, el director decidió retomar la serie con el elenco original y lanzarla al aire 26 años después precisamente en Netflix.

Aunque no se puede anticipar un final para Sense8, sí se puede pensar que esta no será la última serie que se cancele antes de tiempo.

Camilo Rodríguez
Escritor y consejero editorial.


1 Tomado de: http://www.semana.com/gente/articulo/hermanos-wachowski-cambian-de-sexo/468673

2 Tomado de: http://www.sensacine.com/noticias/series/noticia-18542432/

3 Tomado de: http://mouse.latercera.com/por-que-cambio-el-actor-que-interpretaba-capheus-en-sense8/)

4 “Sarandos also spoke about the recent cancellations of original Netflix series The Get Down and Sense8, explaining, that ‘big expensive’ shows ‘for a huge audience is great’ but ‘a big, expensive show for a tiny audience is hard even in our model’.”  Tomado de: http://deadline.com/2017/06/jerry-seinfeld-ted-sarandos-netflix-produced-by-1202111017/

Deja un comentario