Wonder Woman, el punto de esperanza de DC Comics

Mujer maravilla (E.U.A., 2017)
(Wonder Woman)
Director: Patty Jenkins
nero: Aventura
Guionistas: Allan Heinberg y Zack Snyder
Elenco: Gal Gadot, Chris Pine y Robin Wright

Sin contar la trilogía de The Dark Knight de Christopher Nolan, la editorial DC Comics no ha tenido un acierto con sus películas hasta ahora. Todas han generado más expectativa que ánimos reales. La mayoría del público las ha aborrecido. Prueba de esto es la resolución del conflicto en Batman v Superman: Dawn of Justice, que terminó en redes sociales a figura de meme. Todo ha sido una tomadura de pelo, hasta que Wonder Woman aparece para dar esperanza a la labor emprendida por dicha empresa de llevar a sus superhéroes a la pantalla.

La película es certera y embona bien en una época en que la mujer se ha convertido en el rostro de diferentes batallas políticas. No por nada lo que presenciamos nuevamente es la formula de un bildungsroman: el crecimiento y ascenso de una amazona, que desde niña busca prepararse físicamente para enfrentar al mal, pues entiende a temprana edad, que ésta es su responsabilidad.

La historia es conocida por la mayoría aún cuando no sean fans de las historietas. No es un personaje nuevo para la cultura pop. Sin embargo resulta interesante asomarse a la vida de Diana, ver la tenacidad que la caracteriza desde niña y conocerla al interior de una isla repleta de mujeres guerreras preparándose para enfrentar a Ares (el dios de la guerra) cuando regrese.

En lo general la película está bien tratada e incluso resulta reconfortante encontrarnos con una heroína dentro de un universo generalmente masculino. Desafortunadamente el argumento es largo para una sola película. Wonder Woman logra emocionar al espectador y  conectar con la audiencia a través de la bravura e inteligencia de Diana, que resulta estimulante, pero todo se cae en la última media hora.

Todo va bien con la vida de Diana en Temiscira, incluso la llegada del piloto Steve Trevor (Chris Pine), quien se volverá su aliado en la guerra contra el mal, está justificada pues es ésta la que rompe su punto de confort y la lleva a la vida humana, donde hay conflicto y donde su entrenamiento tiene razón de existir: es en el mundo humano corruptible donde se necesita de su ayuda. Pero luego de enfrentar al enemigo por primera vez y rescatar una ciudad que estaba sitiada, todo se va en picada. Se llega a un clímax sin ser el de la batalla final y entonces parece que todo lo que viene después es un riesgo que los responsables tomaron con tal de hacer la batalla con Ares aún más emocionante que la primera, y esto no se logra.

La última media hora se vuelve floja, irrelevante e incluso rompe por unos minutos esa empatía que se había logrado construir con la heroína y, en un intento por tener un cierre espectacular, se regresa a  la fórmula cansada  de las películas pasadas. Si la cinta deja buen sabor de boca es debido a su gran arranque, a que Gal Gadot hace una enorme interpretación de La Mujer maravilla (como dato curioso, en Líbano se ha prohibido la exhibición de la película debido a la nacionalidad israelí de la actriz) y a que Patty Jenkins la ha dirigido (logró el mayor ingreso a taquilla para un filme dirigido por una mujer en Estados Unidos). Pero al final parece que es imposible distanciarse de la línea que ha venido trabajando DC Comics con Warner Bros Pictures. Se corrió un riesgo que afortunadamente no afectó mucho, pero que sin duda pudo haber terminado en otra mala cinta y que si no se corrige, afectará a la secuela.

Fuera de esto último y de que por momentos se siente como una película del Capitan América, el otro punto donde falla es justo después de la gran batalla final contra Ares, pues luego de que la amazona logra aniquilarlo (esto no es un spoiler sino más bien una obviedad de la película), vemos a algunos alemanes abrir los ojos como quien acabara de despertar de un trance. Y aunque esto se presenta dentro de un mundo ficticio, y es un planteamiento que navega con cierta ingenuidad, sí resulta problemático representar un hecho histórico rebajándolo a un mero artificio del dios de la guerra.

Palmas a Gadot y a Jenkins, pero no hay que emocionarse demasiado con las próximas películas de DC Comics ya que Wonder Woman más bien parece una fortuita excepción más no un referente a seguir para la franquicia.

Fernando Bustos Gorozpe
Profesor en la Universidad Anáhuac Norte y candidato a Doctor en Filosofía por la Universidad Iberoamericana.
@ferbustos

Deja un comentario