Neruda: el fantasma del intocable

Neruda
Director: Pablo Larraín
Género: Romance
Guionista: Guillermo Calderón
Elenco: Gael García Bernal, Luis Gnecco, Mercedes Morán, Emilio Gutiérrez Caba.




Luis Gnecco interpreta al emblemático poeta Pablo Neruda, cuyo nombre real era Neftalí Reyes.

La cinematografía de Pablo Larraín se concentra en las secuelas históricas y sociales que trajo la tiranía de la derecha en Chile. Aunque Neruda (2016) no escapa de este marco, la atmósfera y el tratamiento de la amenaza política es completamente diferente al que se percibe en películas suyas anteriores, como Tony Manero (2008), Santiago 73: post mortem y No (2014)en las cuales el suspenso domina y los traumas de la violencia política emergen en cada escena. Con una perspectiva más bien alegre, Neruda aborda los años de 1947 y 1948, años críticos en la vida de Chile y del poeta chileno que murió tan solo diez días después del golpe de estado que mató a Salvador Allende y puso a Augusto Pinochet en el poder.

Apoyado por la mayoría del congreso —incluyendo la facción comunista encabezada por Neruda—, Gabriel González Videla tomó la presidencia y declaró la funesta Ley maldita1en 1948. Esto dio lugar a una masiva y sistemática persecución de todo aquel que estuviera afiliado o conectado de alguna forma con el Partido Comunista Chileno.Numerosos simpatizantes, hombres de letras y militantes del comunismo tuvieron que partir al exilio.

En las primeras secuencias de la película,Neruda aparece como un orador excepcional, un hombre encantador con fuertes tendencias ególatras, y un comunista burgués que habla de proletariado mientras actúa como aristócrata. No es difícil imaginarse a Neruda con todas esas cualidades y conflictos internos. Sin embargo, seguimos la historia bajo la narración de su perseguidor (con voz en off), el agente federal Oscar Peluchonneau, un tipo reaccionario, calculador y algo tonto a quien Gaël García interpreta atinadamente, como si de un detective caricaturesco se tratara. Al advertir las secuencias en donde se oye la vozen off nos damos cuenta de que ese Neruda se desenvuelve demasiado bien en cada situación; logra burlar a sus perseguidores con gracia, al mejor estilo de Catch me if you can; siempre les deja un libro policíaco diferente como una migaja de pan; termina su velada en compañía de una o varias mujeres hermosas para hacer una bacanal bohemia, como lo haría James Bond. Entonces comprendemos que esa es la imagen “poetizada”y anticomunista que el policía tiene de su presa, un fantasmagórico retrato que no necesariamente se ajusta alNeruda de carne y hueso (si algo así puede existir en un biopic). Esa versión idílica le resta un poco de espontaneidad y verosimilitud a algunas situaciones de la película en virtud de una majestuosidad a veces postiza. No obstante, hay un contrapunto interesante que se teje entre las voces en off (Neruda leyendo sus poemas o el agente Peluchonneau hablándole a su perseguido) y las escenas que transcurren paralelamente en la pantalla. De hecho, conforme va avanzando el filme se va notando que el inminente peligro que acecha a Neruda pierde fuerza y realidad, hasta que las escenas finales confirman una hipótesis borgeana que el espectador se va haciendo poco a poco: Peluchonneau no existe, es la encarnación de un fantasma, la proyección del miedo que va carcomiendo a Neruda con más fuerza cada vez.


Gael García, un habitual en la filmografía de Larraín, personifica al agente Oscar Peluchonneau.

Si pensamos en la importancia del poeta chileno para su pueblo —Neruda es “El” poeta por excelencia, el modelo de intelectual latinoamericano, emblema de la oposición al régimen, además de premio Nobel de literatura— es comprensible que el tono de algunas escenas sea grandilocuente y en ocasiones demasiado preciosista. No obstante, hay que reconocer los riesgos que tomó el director al poner en evidencia ciertas facetas del poeta como alguien rodeado de lujos, de carácter megalómano y muy fascinado por el poder. De cualquier manera, según Larraín, su objetivo en la película es enteramente opuesto al de una cinta histórica, puesto que trata más bien de celebrar el arte y el compromiso (aún inmerso en las paradojas de la realidad) de su protagonista. En varias entrevistas, el propio Larraín ha insistido en su intención de hacer un filme “no realista”.2

En cuanto al aspecto literario de Neruda, la película muestra momentos cumbre de su recorrido como por ejemplo la concepción del Canto General,3 publicado en México en 1950,y las célebres declamaciones del “Poema 20”de Veinte poemas de amor y una canción desesperada (1924), acaso el libro de poesía más leído en lengua española: “Puedo escribir los versos más tristes esta noche / escribir por ejemplo: la noche está estrellada / y tiritan, azules, los astros, a lo lejos.” Esos instantes están retratados con singular magia en un ambiente solemne en donde todo el pueblo oye y siente las palabras de su bardo.

Por lo demás, Neruda es una realización muy bien lograda —la fotografía es impecable,  sus decorados y la ambientación son finas y precisas— que propone un retrato lírico y a la vez fantasmagórico sobre un hombre a priori intocable, sobre uno de los íconos más relevantes de la poesía latinoamericana del siglo XX.  


Representación de la célebre fotografía de Pablo Neruda y su segunda esposa, Delia Delcarril, pintora y poeta argentino-chilena, cuando el poeta recibió el cargo de cónsul en México.

 

Camilo Rodríguez
Escritor y editor en Éditions Maison des Langues.


1 Llamada “Ley de defensa permanente de la democracia” fue un decreto de 1948 que prohibía la participación política del partido comunista en Chile. Una avalancha de persecuciones y exilios forzados tuvieron lugar en los tres años que le siguieron.

2 Tomado de la entrevista de Pablo Larraín para Telerama Francia.

3 Poemario que Neruda escribió entre 1938 y 1950. Concebido como un canto épico por su larga extensión (231 poemas) y su temática (una nueva épica fundacional de América latina como un mismo pueblo unificado), El canto general es concebido por muchos críticos como la obra más importante y ambiciosa del poeta chileno.

Deja un comentario